domingo, 19 de agosto de 2012

19

Son días de descanso. Quizá mis neuronas se sienten tranquilas, y con ganas de pensar. 
Puedes dejarlo a un lado y no pensar en ello. No es muy complicado cuando no hay más que tres o cuatro copas por el medio. Y unos minutos de conversaciones que no llegan a ningún lugar. Pero no lo saquemos de aquí. No hagamos actividades extrafestivas. Ni fuera del horario establecido. 
Porque entonces es cuando como la palabra indica, se llega a un punto extra. Un punto fuera de. 
Porque luego es cuando mi cabeza empieza a trabajar y dice: Para qué.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario