jueves, 11 de noviembre de 2010

Si, acostumbrarse es empezar a morir.







Luego todo gira, poco depende de ti. Abres una puerta por diez que se cierran.
No pagues por amor, no cobres por cariño. Las cosas más valiosas de la vida no se pueden comprar.
Recuerda tus tropiezos, y tropieza en tus recuerdos.