domingo, 24 de octubre de 2010

Pisándome los talones



No sabe hacer otra cosa que causarme sonrisas, y me quedo corta. Carcajadas. Con el que hago planes alienados e imprudentes como beber calimocho un martes a las 7 de la tarde, ir a cebarnos a cualquier hora del día, beber uñas de ron miel por la mañana, mientras por la ventana se ven 13 cm de nieve. Salir por las noches y que nos pasen cosas surrealistas, y perdernos el uno del otro cuando no podemos ni vocalizar. Pero luego encontrarnos y contarnos que hemos hecho durante ese intervalo de tiempo. Reirnos por las mismas tonterias porque no podemos tener un sentido del humor tan similar. Que me llames un domingo y estés debajo de mi casa porque necesitas contarme cualquier tontería que te ha hecho feliz por un momento.
Puede que tengas apenas mayoría de edad y que peses sesenta kilos, pero he descubierto que es cierto lo de que detrás de una mujer, siempre hay un GRAN hombre.










No hay comentarios:

Publicar un comentario